Algo más que tecnología…

Rescato del último informe de la OCDE sobre Administraciones Tributarias, [1] tres aspectos destacables en los países analizados:

  • la tendencia a utilizar soportes tecnológicos;
  • el envejecimiento de la población de trabajo y
  • los elevados niveles de deuda tributaria pendiente de cobro.

Con respecto al uso de la tecnología, Juan Francisco Redondo Sánchez[2]  se refirió a las administraciones “PRITIS” como aquellas que acusan una llamativa vocación por los conceptos tecnológicos de moda, en tanto persisten muchos de los clásicos problemas a los que no prestan atención por estar “demodés”. Menciona su preocupación por que algunos de los remedios aplicados son poco efectivos para atender problemas como la informalidad.

En mi opinión, coincidiendo con Juan Francisco, los avances tecnológicos no alcanzan si no se acompañan con la decisión irrenunciable de terminar con el fraude; de otra forma podrían resultar en un simple camuflaje para disfrazar la ineficiencia o la falta de decisión política.

Con respecto al envejecimiento de la planta de trabajo de la administración, en muchos casos puede conllevar a una desactualización tecnológica para operar medios y sistemas disponibles en el mercado, que hoy día contribuyen a dar servicio, perfeccionar la detección de indicios, evidencias, testimonios del incumplimiento y predecir comportamientos.

El mantenimiento de la planta desactualizada se tolera en las administraciones cuando demuestran alta eficacia en el acometimiento de su objetivo; sin embargo rara vez se observa tal coincidencia y los resultados saltan a la vista: procesos manuales innecesarios o redundantes con relativa eficiencia recaudatoria.

Respecto a los elevados niveles de deuda pendiente de cobro que destaca la OCDE en su informe, sabido es que, la acción disuasiva de la administración es incompleta sin la recuperación de los créditos detectados por los  procesos, con o sin sustento tecnológico, cuando  el área de efectividad de la administración los determina morosos o perdidos y derivan de percepciones o retenciones de impuestos a los consumos que permiten presumir la utilización delictiva de los fondos por quienes los perciben o retienen

En general, las administraciones realizan la cobranza de los saldos morosos mediante lentas y complejas acciones judiciales gestionadas por la propia administración o por otras instituciones del Estado, muchas veces soportadas en obsoletos procesos sin el control de gestión necesario. En este contexto tal vez se encuentra el más lento de los procesos en los que la tecnología no encuentra camino de avance.

El crecimiento descontrolado del incumplimiento genera increíbles cuellos de botella, tanto en la gestión administrativa, cuanto en la judicial. Pocos son los países que cuentan con administraciones facultadas para la acción ejecutiva directa de las deudas a cobrar, los más se amparan en cuestiones de derecho para no propiciar su inclusión en los códigos.

Cuando una deuda es firme reconocida por el deudor, nada debiera impedir su ejecución directa por la administración, tal es el caso de las deudas derivadas de declaraciones presentadas en termino y no pagadas como de aquellas resueltas por la justicia a favor de la Administración.

Aunque no siempre  que se cuenta con facultades coactivas se hace buen uso de ellas, su disponibilidad permite administrar mejor la recuperación del crédito que aquellos que al efecto deben recurrir a los Tribunales de Justicia.

En resumen, el análisis de la OCDE me lleva a pensar que el problema actual de las administraciones tal vez no se encuentre tanto en la falta o subutilización de soportes tecnológicos para  la asistencia del cumplimiento voluntario y la detección de evidencias de incumplimiento por plantas envejecidas, cuanto en las facultades que la ley le otorga para la ejecución coactiva y principalmente en la decisión y eficacia de su gestión para recuperar el crédito moroso derivado de ellas.

 

[1] OECD, TAX ADMINISTRATION 2017, COMPARATIVE  INFORMATION ON OECD AND OTHER ADVANCED AND EMERGING ECONOMIES.

[2] Juan Francisco Redondo Sánchez, Administraciones Tributarias  “PRITIS”,  Blog CIAT, 1 de mayo 2019

2,059 total views, 3 views today

7 comentarios

  1. Alfredo Collosa Respuesta

    Estimado Jose Luis felicitaciones ¡ muy buen comentario, el cual comparto. Considero prioritario tambien una adecuada gestion de recursos humanos integros, motivados, capacitados y bien remunerados como pilar básico para el exito de las AATT. Un fuerte abrazo

    1. Jose Luis Garcia Rios Respuesta

      Hola Alfredo… agradezco tu opinion del reporte de una situacion que ambos conocemos existe en la region y que no parece tener solucion sin reformas estructurales y jurisdiccionales, coincido con la necesidad de adecuar las plantas de trabajo de las instituciones a las condiciones morales vocacionales y profesionales que aseguren el cumplimiento de la ley. He visto la sustitucion completa de personal en algunas Administraciones con buenos resultados. Abrazo.

  2. carlos silvani Respuesta

    Muy bueno Gaita!

    1. Jose Luis Garcia Rios Respuesta

      Gracias Carlos, abrazo.

  3. Miguel Gaeta Respuesta

    Luis,

    Excelentes comentarios, junto con la publicación de Alfredo.

    Felicitaciones…

    1. Jose Luis Garcia Rios Respuesta

      Muchas gracias Walter

  4. Gabriela Respuesta

    En Nicaragua, nos planteamos la implementaciones de expedientes tributarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)