2021: ¿El año de la tributación de las emisiones de carbono?

Una sucesión sin precedentes de catástrofes naturales arrasó el planeta en julio de 2021. Ha habido graves inundaciones en China y Europa occidental, olas de calor y sequías en América del Norte, deshielo masivo de los hielos árticos e incendios forestales en el subártico. «Un verano de eventos climáticos extraordinarios» titula «El País» y lo que nos espera si no actuamos con decisión será mucho peor.[1]

Al momento de escribir este blog, el informe del Panel de la ONU sobre el clima se acaba de publicar, este lunes 9 de agosto de 2021[2]. Los principales científicos y funcionarios gubernamentales se reunieron en línea para acordar el texto de síntesis y la reunión terminó a tiempo, un logro poco común para un evento multilateral de tal magnitud. Entre sus principales conclusiones se destaca la atribución de fenómenos meteorológicos extremos a la actividad humana. En los últimos ocho años, la ciencia de la atribución se ha desarrollado rápidamente, con modelos utilizados para cuantificar la probabilidad o gravedad de una inundación, sequía u ola de calor debido al cambio climático. Hasta ahora, la respuesta política no ha sido tan eficaz como las advertencias científicas. Se menciona que varios de los principales emisores, hasta la fecha, no cumplieron con el plazo de la ONU para presentar sus metas climáticas nacionales para 2030. Se espera que los recientes desastres climáticos traigan algunos cambios en este sentido.
“La estabilización del clima requerirá reducciones fuertes, rápidas y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero, y llegar a cero emisiones netas de CO2. Limitar otros gases de efecto invernadero y contaminantes del aire, especialmente el metano, podría tener beneficios tanto para la salud como para el clima ”, concluye el Sr. Zhai, copresidente del comunicado de prensa del IPCC.

En términos de políticas financieras y fiscales, en abril de este año el FMI / OCDE presentó un informe para los[3] Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20. Estas son algunas de las consideraciones del informe:

  • Una transición progresiva a cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para mediados de siglo es esencial para contener los riesgos del peligroso cambio climático. Los compromisos y políticas de emisiones actuales no alcanzan la ambiciosa acción política que se necesita con urgencia.
  • La fijación de precios de los gases de efecto invernadero, especialmente las emisiones de CO2, es una herramienta indispensable en cualquier estrategia rentable de mitigación del cambio climático, siempre que sea inclusiva y apoye el desarrollo económico. Hoy en día, la mayoría de las fuentes de energía más baratas generan altas emisiones de carbono, pero el daño al clima no se refleja en su precio. La tributación del carbono, que cobra por el contenido de carbono de los combustibles fósiles o por sus emisiones, contribuye a corregir esta situación, proporcionando incentivos generales para que las empresas y los hogares tomen decisiones de producción y consumo que ayuden a reducir las emisiones.

Para impulsar la descarbonización y cumplir los objetivos del Acuerdo de París, los precios de las emisiones de carbono deben generalizarse y crecer rápidamente. Un análisis reciente muestra que el 60% de las emisiones de CO2 derivadas del uso de energía en los países de la OCDE y el G20 actualmente no tienen precio.[4] Los sectores industrial y eléctrico, en particular tienen tarifas de emisiones muy bajas y se ven debilitados aún más por el apoyo a los combustibles fósiles y donde las reglas de asignación de permisos libres favorecen  tecnologías intensiva en carbono. Las medidas de acción de políticas varían de un país a otro, dependiendo del nivel de ambición, combinaciones de energía y diferentes puntos de partida, pero “alcanzar los objetivos de reducción de emisiones definidos en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) requiere medidas equivalentes a establecer precios del carbono de $ 25-75 / tCO2 o más para 2030 en muchos países del G20 ”.

Para mejorar la efectividad y aceptabilidad de las estrategias de mitigación, se necesita un paquete integral de medidas, además de la fijación de precios del carbono. Estas políticas podrían incluir un equilibrio entre la fijación de precios del carbono y el fortalecimiento de los instrumentos sectoriales; apoyo a las políticas de inversión pública y tecnología; el uso productivo y equitativo de los ingresos derivados de la fijación de precios del carbono; y medidas para una transición justa, para abordar la competitividad industrial y para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en general.

Fortalezas de la fijación de precios del carbono:[5]
– Proporciona incentivos generales para que las empresas y los hogares reduzcan el uso de energía intensiva en carbono y cambien a combustibles más limpios.
– Proporciona la señal de precios esencial para movilizar la inversión privada en tecnologías limpias.
– Es más flexible que los enfoques regulatorios: a diferencia de la eficiencia energética y otras normas, los precios dejan a los hogares y las empresas con una amplia gama de opciones para reducir las emisiones. Esta mayor flexibilidad reduce los costes públicos.
– Proporciona incentivos de mitigación continuos: para algunas herramientas de política, como los estándares, la presión para reducir las emisiones desaparece una vez que se cumple un estándar, mientras que los precios continúan induciendo el esfuerzo de mitigación siempre que las emisiones sean positivas.
– Moviliza los ingresos del gobierno: a diferencia de la mayoría de los otros instrumentos de mitigación, el precio del carbono aumenta los ingresos públicos y los costos administrativos de la recaudación son mucho más bajos que los de los instrumentos fiscales más amplios.
– Genera beneficios ambientales internos, como la reducción de la mortalidad causada por la contaminación del aire local: el precio del carbono, al igual que otros instrumentos de mitigación, da como resultado un aire más limpio que es un beneficio tangible e inmediato de la reducción de la combustión de carbón y combustibles, especialmente en áreas metropolitanas.

Entonces, ¿cómo logramos que el precio del carbono llegue a donde debe estar en diez años? Un nuevo documento del FMI, elaborado por Vitor Gaspar e Ian Parry, propone la creación de un acuerdo internacional de precio mínimo de carbono que complemente el Acuerdo de París, de la siguiente manera:[6]

  • Debe ser apoyado por los mayores emisores. El gráfico muestra que China, India, EE. UU. y la UE representará casi dos tercios de las emisiones globales de CO2 proyectadas para 2030 (si no se toman nuevas medidas de mitigación). Si se incluye todo el G20, la cifra de emisiones cubiertas se eleva al 85%. Una vez lanzado, el sistema podría expandirse gradualmente para incluir a otros países.
  • Anclado en un precio mínimo de carbono. Es un instrumento político eficaz, concreto y de fácil comprensión. La acción colectiva contra el cambio climático debería implicar una acción simultánea de los grandes emisores para aumentar el precio del carbono, y esto abordaría de manera decisiva los problemas de competitividad. Actualmente existe un acuerdo reciente sobre una tasa impositiva mínima global en las tazas de impuesto corporativo, y la cuestión de un precio mínimo para las emisiones de carbono debería seguir el mismo patrón. La armonización internacional mediante tipos impositivos mínimos tiene una larga tradición en Europa.
  • Debe estar diseñado de manera pragmática. “El acuerdo debe ser equitativo, flexible y considerar las distintas responsabilidades de los países, considerando, entre otros factores, las emisiones históricas y los niveles de desarrollo de cada país. Una forma de hacerlo es tener, por ejemplo, dos o tres niveles de precios diferentes en el acuerdo que varíen según los niveles de desarrollo de un país. El acuerdo también podría integrar a países donde el precio del carbono actualmente no es factible por razones políticas nacionales, siempre que logren reducciones de emisiones equivalentes a través de otros instrumentos de política ”.

La propuesta desarrolla un ejemplo de refuerzo de las promesas del Acuerdo de París con un precio mínimo de tres niveles entre solo seis participantes (Canadá, China, Unión Europea, India, Reino Unido y Estados Unidos) con precios de 75 $ / t para las economías avanzadas, $ 50 y $ 25 para los mercados emergentes de ingresos medios y bajos, respectivamente Además de otras medidas actuales, esto ayudaria a lograr una reducción del 23% en las emisiones globales por debajo de la línea de base para 2030. En cuanto a los precios de las emisiones, el documento de la OCDE anuncia precios de referencia más elevados: “120 euros por tonelada es un nuevo referente que permite evaluar los avances hacia unos precios del carbono en un futuro próximo que estén en línea con los objetivos actuales de descarbonización». Actualmente, solo algunos países como Suecia y Suiza alcanzan estos niveles de referencia, mientras que la Unión Europea tiene un precio en constante crecimiento.

Un uso prudente de los ingresos provenientes de la fijación de precios del carbono puede hacer que la política climática sea más inclusiva y eficaz, al tiempo que contiene los costos de las transiciones de energía limpia para la economía. El aumento de los precios del carbono, como parte de un paquete de políticas que amortigua los impactos adversos, proporcionando beneficios inmediatos a los hogares, los trabajadores, las empresas y las regiones vulnerables, puede aumentar las posibilidades de una implementación exitosa.

Podemos concluir este blog con las palabras de John Kerry, el enviado presidencial de Estados Unidos sobre el clima en su discurso «Sobre la urgencia de la acción climática» pronunciado en Londres el 20 de julio pasado: «En pocas palabras: el mundo necesita reducir las emisiones, en particular los gases de efecto invernadero Emisiones de CO2: en al menos un 45% para 2030 para estar en un camino científicamente creíble a mediados de siglo hacia cero neto. Eso es lo que nos mostró el IPCC. 45%, no solo en algunos países o regiones, sino en todo el mundo. Han encontrado que el 45% es el mínimo que el mundo debe reducir. Eso hace que esta sea la década definitoria. Y hace de 2021 un año decisivo. Y, sobre todo, debe hacer de la COP 26, que se celebrará este año en Glasgow, un momento crucial para que el mundo se una para afrontar y dominar el desafío climático. ”[7]

Si bien las administraciones tributarias de los países miembros del CIAT no están a cargo de decidir estas políticas, deben estar preparadas para implementar las decisiones que los líderes nacionales e internacionales están dispuestos a tomar y estar preparados para recaudar los ingresos públicos necesarios para la transición acelerada hacia un «Recuperación verde» de la pandemia, y el objetivo esencial de prevenir más perturbaciones climáticas catastróficas.

[1] https://elpais.com/elpais/2021/07/21/album/1626882192_983926.html#foto_gal_2
[2] «Un informe sobre el clima para ofrecer una advertencia severa sobre el calentamiento global» https://www.reuters.com/business/environment/un-climate-report-jected-deliver-stark-warnings-global-warming-2021-08-05/
[3] “Política fiscal y cambio climático”, abril de 2021, Italia, véase https://www.oecd.org/tax/tax-policy/tax-policy-and-climate-change-imf-oecd-g20-report-april-2021.pdf
[4] Tasa de carbono efectiva 2021, OCDE, ver https://www.oecd-ilibrary.org/sites/0e8e24f5-en/index.html?itemId=/content/publication/0e8e24f5-en
[5] Fuente: Política fiscal y cambio climático ”, abril de 2021.
[6] “Una propuesta para aumentar la fijación de precios del carbono global” https://blogs.imf.org/2021/06/18/a-proposal-to-scale-up-global-carbon-pricing/
[7]https://www.state.gov/remarks-on-the-urgency-of-global-climate-action/ La Cop 26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021, está programada para celebrarse en la ciudad de Glasgow a partir del 31 de octubre. al 12 de noviembre de 2021 bajo la presidencia del Reino Unido.

1,985 total views, 1 views today

Aclaración. Se informa a los lectores que los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados en el texto pertenecen únicamente al autor, y no necesariamente a su empleador ni a ninguna organización, comité u otro grupo al que el autor pertenezca, ni a la Secretaría Ejecutiva del CIAT. De igual manera, el autor es responsable por la precisión y veracidad de los datos y fuentes.

2 comentarios

  1. Rodrigo Duran Respuesta

    Muy buen articulo. Yo creo que no puedes administrar-controlar lo que no puedes medir y creo que el CIAT es un jugador importante sobre el como medir uniformemente en una region, hasta cierto punto, el gasto e ingreso de todas las personas físicas o morales. Ya que dependiendo de lo que consumen es la cantidad de CO2 que generan.

  2. André Dumoulin Respuesta

    Gracias, Sr. Rodrigo, la medicion de las emisiones de CO2 relacionada a los combustibles fosiles es relativamente facil de medir: En cada pais sabemos las cantidades de carbon, petroleo y gases que se consumen anualmente, y cuanto son importados o exportados, y si el precio a las emisiones potenciales se calculan a nivel de los grandes distribuidores autorizados, es una poblacion pequeña de grandes contribuyentes, que serian facil de controlar. Ellos pasarian los precios a los usuarios, y alli estan las consideraciones politicas de evitar que estos aumentos de precio recaen sobre los pequeños usuarios, por lo cual se consideran creditos fiscales o ayudas directas a las poblaciones afectadas, siempre en una optica de accelerar la transicion hacia energias renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)