Repaso de políticas climáticas con aspectos tributarios para 2023, -Parte 1

Como ya sabrán, el mundo de la fiscalidad está intentando aportar su granito de arena a la movilización general de esfuerzos multilaterales y estatales para evitar el sobrecalentamiento del planeta.

El presente artículo de blog es un breve repaso de las medidas fiscales anunciadas por gobiernos y sectores económicos para el próximo año 2023: Empezando por la Unión Europea, que es actualmente la más activa en medidas fiscales relacionadas con el clima.  En esta primera parte, presentamos las actualizaciones para los países que forman parte del G7.

Las medidas relacionadas con el G-20 y los países en desarrollo se presentarán ulteriormente. En 2022, el conflicto entre Rusia y Ucrania ha afectado gravemente a los trabajos del G-20. Para los países en vías de desarrollo, Sin embargo, la cumbre del Clima COP 27 en Egipto ha incluido en sus conclusiones un mecanismo financiero por el cual los países en vías de desarrollo con bajas emisiones víctimas de la crisis climática pueden esperar una financiación de compensación o indemnización, cuya implementación está aún pendiente.

El aumento del coste de la vida en muchos países ha retrasado sin duda la acción pública sobre el clima en algunos países, y el empeoramiento de las condiciones climáticas crea una clara tensión entre las medidas audaces a largo plazo que se necesitan y las necesidades urgentes de los países que intentan recuperarse de la pandemia.

Legislación de la UE:  Pacto Verde Europeo y Directiva sobre fiscalidad de la energía (DIE)

La Unión Europea se ha fijado el objetivo vinculante de alcanzar la neutralidad de carbono en 2050. En este sentido, la Comisión Europea ha dado a conocer el «paquete FIT for 55». Fit for 55 hace referencia al objetivo de la UE de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030. El paquete propuesto pretende adaptar la legislación de la UE al objetivo de 2030.

Como parte del paquete «Fit for 55», la Comisión Europea ha propuesto revisar la Directiva sobre fiscalidad de la energía (DIE) para alinearla mejor con los objetivos de acción climática de la UE. Los principales puntos de la revisión son los siguientes:

  • Tipos mínimos basados en el contenido energético y el comportamiento medioambiental en lugar del volumen.
  • Las subvenciones a los combustibles fósiles se eliminarán progresivamente a lo largo de un periodo de diez años, de 2023 a 2033.
  • Se ampliará la base imponible mediante la inclusión de nuevos combustibles, como los biocarburantes y el hidrógeno.

Mecanismo de ajuste fronterizo del carbono (CBAM)

Esta semana del 12 de diciembre de 2022, el Consejo y el Parlamento Europeo han alcanzado un acuerdo que debe ser confirmado por los Estados miembros antes de que sea definitivo. Su objetivo es hacer frente a las emisiones de gases de efecto invernadero incorporadas a determinadas mercancías cuando se importan en el territorio aduanero de la Unión. Pretende animar a los socios comerciales del mundo a sumarse a los esfuerzos climáticos de la UE. Abarcará los productos de los sectores más intensivos en carbono, como el hierro, el acero, el cemento y la electricidad, y empezará a aplicarse en octubre de 2023.

Inicialmente, sólo se aplicará con obligación de informar. Sustituirá gradualmente al actual mecanismo de la UE para hacer frente al riesgo de fuga de carbono. (La fuga de carbono se produce cuando aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero en un país debido a la reducción de emisiones de un segundo país con una política climática más estricta).

El RCCDE (Régimen Comunitario de Comercio de Derechos de Emisión), que sigue en funcionamiento, inicia su fase 4. En 2022, su precio por tonelada de carbono se fijará en el 1,5%. En 2022, su precio del carbono por tonelada ha disminuido de una media de 90 euros/tonelada a una media de 70 euros, debido a la guerra en Ucrania [1]

Fuente principal: Comunicado de prensa sobre la Acción por el Clima de la UE y la CBAM

Canadá sigue implementando

Actualización del precio federal del carbono, que alcanzará los 170 dólares en 2030

La tarificación del carbono en Canadá se aplica en forma de tasa reguladora o impuesto sobre el contenido de carbono de los combustibles. Las provincias y territorios de Canadá pueden crear su propio sistema de fijación del precio del carbono si cumplen los requisitos mínimos establecidos por el gobierno federal; así, cada provincia y territorio puede tener un impuesto más alto que el establecido por el gobierno federal, pero no más bajo. En la actualidad, todas las provincias y territorios están sujetos a un mecanismo de fijación de precios del carbono, ya sea mediante un programa dentro de la provincia o mediante uno de los dos programas federales

En diciembre de 2020, el gobierno federal publicó un plan actualizado con un aumento de 15 $ /t al año en la fijación del precio del carbono, hasta alcanzar los 95 $ /t en 2025 y los 170 $ /t en 2030 [2]

Para el año 2023, el precio mínimo de la contaminación por carbono será de 65 $/t, y de 80 $ en 2024.

De estas cifras se desprende que los precios canadienses y los precios europeos se sitúan prácticamente en los mismos niveles.

Estados Unidos: la ley IRA

En EE.UU. no existe un sistema federal de tarificación de las emisiones carbono, pero en agosto de 2022, la exitosa aprobación de la Ley de Reducción de la Inflación incluye importantes políticas relacionadas con el clima que pueden ayudar a lograr una importante reducción de las emisiones de carbono estadounidenses. Se invertirá 391,000 millones de dólares en disposiciones relacionadas con la seguridad energética y el cambio climático. Esto incluye 270, 000 millones de dólares en incentivos tributarios y 27,000 millones para un banco verde creado mediante la modificación de la Ley de Aire Limpio. El resumen facilitado por los demócratas del Senado identifica como objetivos principales la reducción de los costes energéticos para el consumidor, el aumento de la seguridad energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero[3]

Las mayores áreas de asignación son: 128,000 millones de dólares para energías renovables y almacenamiento de energía en red, 30,000 millones para energía nuclear, 13,000 millones para incentivos al vehículo eléctrico, 14,000 millones para mejoras de la eficiencia energética doméstica, 22.000 millones para mejoras del suministro energético doméstico y 37,000 millones para procesos de fabricación avanzados. Otras medidas incluyen inversiones en economías rurales, justicia racial en la agricultura, bosques y hábitats costeros, incentivos fiscales para la instalación de captura y almacenamiento de carbono en centrales eléctricas existentes, electrificación de la flota de USPS, inversiones en combustible de aviación sostenible, subvenciones para la transmisión de energía eléctrica de alto voltaje y descarbonización de equipos portuarios, camiones de basura y requisitos para que el gobierno reduzca las emisiones incorporadas en su proceso de contratación.

Según Climate Tracker[4], este programa «sitúa las emisiones del país en una trayectoria hacia el cumplimiento de su compromiso climático de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a la mitad para 2030, por debajo de los niveles de 2005, pero se necesitan más medidas para conseguirlo». El IRA marca un giro radical en la acción climática de Estados Unidos y, al situar firmemente las emisiones en una trayectoria descendente, envía una señal global de que el mayor emisor histórico del mundo está empezando a cumplir con sus responsabilidades».

Japón: Retraso

Como único miembro asiático del G7, Japón tiene una oportunidad para proporcionar una dirección fundamental para el suministro de financiación climática y el acceso a una tecnología preparada para el futuro que respalde los esfuerzos de transición que se están llevando a cabo en la región. Sin embargo, Japón está retrasando sus planes de revisión de la fiscalidad del carbono, según informa el diario Nikkei, lo que podría ralentizar sus esfuerzos por abandonar los combustibles fósiles.

El gobierno pospondrá la introducción de un nuevo impuesto sobre el carbono que estaba previsto para el año fiscal que comienza en abril de 2023. Los responsables políticos decidieron que se sumaría a los ya de por sí elevados costes de la vida.

Según el Climate action tracker, una nueva política que puede contribuir a reducciones adicionales significativas, aunque sus efectos sólo se producirían a largo plazo, es la revisión de las normas de construcción, por la que todas las casas y edificios nuevos tendrán que cumplir unas normas de eficiencia energética mejoradas a partir de 2025. Además, el Gobierno Metropolitano de Tokio planea obligar a la mayoría de las casas y edificios nuevos de Tokio a instalar paneles solares a partir de 2025. [5]


[1] Fuente: Press release on EU Climate Action and CBAM,

[2] Fuente:  https://www.canada.ca/en/environment-climate-change/services/climate-change/pricing-pollution-how-it-will-work/carbon-pollution-pricing-federal-benchmark-information/federal-benchmark-2023-2030.html

[3] Fuente: https://www.crfb.org/blogs/cbo-scores-ira-238-billion-deficit-reduction

[4] Climate Tracker: https://climateactiontracker.org/countries/usa/

[5] https://asia.nikkei.com/Spotlight/Environment/Climate-Change/Japan-shelves-carbon-tax-as-energy-prices-soar

2,991 total views, 1 views today

Aclaración. Se informa a los lectores que los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados en el texto pertenecen únicamente al autor, y no necesariamente a su empleador ni a ninguna organización, comité u otro grupo al que el autor pertenezca, ni a la Secretaría Ejecutiva del CIAT. De igual manera, el autor es responsable por la precisión y veracidad de los datos y fuentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)