Los precios del carbono en la Unión Europea alcanzan un récord tras la COP26

En un precedente artículo de blog, describí la probable expansión de la tributación de las emisiones de carbono, como consecuencia de la emergencia climática que vivimos: Es predecible e ineluctable, para la supervivencia de la humanidad, que el valor de las actividades no contaminantes vaya creciendo y que el valor económico de las actividades contaminantes vaya disminuyendo. Demorar los cambios contribuye a hacerlos más costosos y caóticos, en el futuro.

Al respecto, a pesar de demoras en las decisiones de la COP 26 en Glasgow, Los precios del carbono en la UE han duplicado con creces el nivel de principios de 2021 tras la conferencia del clima de la ONU, a medida que se van aceptando como herramienta para la descarbonización.

Los precios del CO2 en la UE alcanzaron un récord de 66 euros/tonelada el 15 de noviembre, el primer día de negociación tras la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU y en medio de la subida de los precios de los combustibles impulsada por el resurgimiento de los temores sobre el suministro de gas.[1] El precio de referencia de las emisiones de carbono alcanzó un nuevo récord de 90,75 euros el miércoles 8 de diciembre (Reuters).

Los permisos de emisión de carbono en la UE aumentaron más del 5% y más del doble de su nivel a principios de año tras la conclusión de la cumbre climática COP26.

Los mercados de carbono son una herramienta clave para la descarbonización y ayudan a los países a «reducir» el carbón. Los permisos europeos de emisión de carbono han alcanzado un nivel récord tras la conclusión de la cumbre climática de la ONU COP26, de dos semanas de duración, celebrada en Glasgow, en la que casi 200 países acordaron reducir el uso de combustibles fósiles.[2]

Estas cifras récord se producen justo después de que la COP26 estableciera finalmente las normas para un mercado mundial del carbono, haciendo que los países y empresas contaminantes paguen por los permisos de emisión de carbono y permitiéndoles comerciar con créditos de compensación de emisiones. “Los mercados de carbono son fundamentales para reducir las emisiones de carbono en Europa y fomentar nuevas inversiones en tecnologías limpias y ecológicas, como la captura y el almacenamiento de carbono y el hidrógeno verde en los países en desarrollo.”[3]

Desigualdad en los precios del carbono aumentan las preocupaciones de competitividad y de “Fugas de Carbono” [4]

Discrepancia entre los miembros del G-20 sobre el precio del carbono:

La adopción del Pacto Climático de Glasgow[5] al final de la COP26 hará que los acuerdos bilaterales tengan lugar en un mercado supervisado por la ONU. La UE también tiene previsto ampliar el sistema de comercio del bloque a más sectores, así como poner en marcha su ambicioso mecanismo de ajuste fronterizo del carbono[6], un impuesto sobre las emisiones de carbono atribuido a los bienes importados que no han sido gravados con un impuesto sobre el carbono en origen.

El aumento de los permisos de emisión de carbono también refleja la subida de los precios del gas natural, que recientemente ha vuelto a hacer más competitivo el carbón. Para que los países «eliminen» el carbón -como se acordó en el Pacto Climático de Glasgow- los permisos de carbono harían que la quema de carbón fuera más cara y menos atractiva para los inversores a largo plazo.

«Aunque el resultado [de la COP] no fue quizás tan fuerte como algunos esperaban, sigue siendo una clara señal de que los responsables políticos deben tomarse en serio la fijación de los precios del carbono si queremos que las emisiones disminuyan», declaró Mark Lewis, del fondo de inversión Andurand Capital.

«Hay una sensación general de que los mercados de carbono salen reforzados del proceso de la COP», continúa Lewis, «ya que lo que ha quedado claro es que ahora hay una aceptación entre los responsables políticos de que el limitado espacio que queda para el carbono en la atmósfera es el recurso más escaso de todos».[7]

Las promesas de la COP 26
Tras la cumbre del clima COP26 celebrada en Glasgow, nos preguntamos cuándo las decisiones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tendrán un impacto en nuestro clima.

Algunas de las decisiones más destacadas de la cumbre del clima de la ONU de este año son:

  • La promesa de más de 100 países de detener la deforestación para 2030.

  • Un plan de más de 100 países para reducir el 30% de las actuales emisiones de metano para 2030

  • El abandono del carbón por parte de 40 países (incluidos algunos que dependen en gran medida del carbón).

  • Nueva cooperación entre Estados Unidos y China sobre las emisiones de metano, la transición a la energía limpia y la descarbonización

  • Cientos de organizaciones financieras también han decidido apoyar las tecnologías limpias en un intento de alejarse de los combustibles fósiles.

Tributación internacional y sostenibilidad climática

Según el Instituto MDPI, Las dos principales preocupaciones internacionales que estudian actualmente las organizaciones internacionales son las siguientes (1) la elusión fiscal, principalmente por parte de las multinacionales en relación con el impuesto de sociedades; y (2) la fiscalidad medioambiental, que se considera clave para frenar el cambio climático. Por ello, las organizaciones están tratando de elaborar unas pautas de actuación que puedan servir de guía a los distintos países.[8]
Las perspectivas de sistema de ajuste fronterizo de carbono aumentan la relación entre estos dos aspectos, ya que la elusión del impacto ambiental de los productos exportados podrá vincularse a las formas de elusión fiscal.

[1] S&P Global, 17 de noviembre 2021: https://www.spglobal.com/platts/en/market-insights/latest-news/electric-power/111521-eu-carbon-prices-hit-record-eur66mt-amid-cold-snap-cop26-aftermath
[2] Fuente: https://news.un.org/en/story/2021/11/1105792
[3] https://earth.org/eu-carbon-prices-hit-record-high-following-cop26/
[4] Fuente: OECD at COP26, November 2021, https://www.oecd.org/tax/tax-policy/presentation-cop26-carbon-pricing-g20-countries-oecd-november-2021.pdf
[5]
El Pacto Climático de Glasgow es el primer acuerdo mundial que incluye explícitamente a las partes que se comprometen a reducir el uso de combustibles fósiles, concretamente a «acelerar los esfuerzos para la eliminación progresiva de la energía de carbón no retenida y de las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles». La energía de carbón no estabilizada se refiere a las centrales eléctricas que no utilizan tecnología para la captura de carbono, aunque la expresión «subvenciones ineficientes» a los combustibles fósiles no se definió claramente en el texto final.
[6] Los importadores de productos intensivos en emisiones pagan una tasa vinculada a lo que habrían tenido que pagar si hubieran estado cubiertos por las leyes europeas de reducción del carbono en primer lugar. El precio del carbono en el programa está en 43,44 euros, el punto más alto que ha alcanzado. Se limitará a unos pocos sectores, siendo los candidatos más probables la energía, el cemento, el acero, el aluminio y los fertilizantes. Se diseñará para permitir una ampliación gradual a otras industrias en los próximos años. El mecanismo tendrá que ser aprobado por el Parlamento Europeo y por los Estados miembros, un proceso que podría durar hasta dos años. Esto significa que, siendo realistas, el mecanismo no entrará en vigor hasta 2023.
[7] https://www.energylivenews.com/2021/11/16/carbon-hits-record-price-in-europe-following-cop26/
[8] Ver https://www.mdpi.com/journal/sustainability/special_issues/Taxation_Sustainability

 

Aclaración. Se informa a los lectores que los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados en el texto pertenecen únicamente al autor, y no necesariamente a su empleador ni a ninguna organización, comité u otro grupo al que el autor pertenezca, ni a la Secretaría Ejecutiva del CIAT. De igual manera, el autor es responsable por la precisión y veracidad de los datos y fuentes.

2 comentarios

  1. Sonia Respuesta

    Excelente aporte: La elusión del impacto ambiental de los productos exportados podrá vincularse a las formas de elusión fiscal. Considero que tenemos mucha doctrina al respecto pero aún los Estados en relación América latina no han tomado en serio la importancia de la tributación ambiental salvo excepciones, mientras que en la unión europea están en la la lucha del fraude del IVA al carbono. A ello sumo la importancia de contabilidad ambiental como estudio concreto y su relación con la tributación ambiental para el desarrollo sostenible de cualquier país.

  2. Andre Dumoulin Respuesta

    Muchas gracias por su comentario: Efectivamente la contabilidad ambiental se debe desarrollar a nivel estatal, en paralelo con la contabilidad ambiental global y la contabilidad ambiental corporativa. Un objectivo minimo seria averiguar que el sistema fiscal vigente en un pais sea favorable a los actores economicos limpios y eficientes, y desfavorable a los modelos corporativos contaminantes o fuera de control. Si, a nivel social, es esencial determinar si la tributación en un pais tiene un papel progresivo y no regresivo, seria ahora esencial determinar si un sistema tributario efectivamente favorece los objectivos ambientales del pais, o si los ignora.

Responder a Andre Dumoulin Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscripciones CIAT

Navega en el sitio sin restricciones. Consulta y descarga los contenidos.

Suscríbete a nuestros boletines electrónicos:

  • Blog
  • Oferta Académica
  • Informativo
  • Publicaciones
  • Alerta de Noticias

Activar suscripción

Miembros CIAT

Representantes, Corresponsales y Personas autorizadas (AT)